La Educación en España. Historia y Archivos - ACTAS DE LAS XI JORNADAS DE CASTILLA-LA MANCHA SOBRE INVESTIGACIÓN EN ARCHIVOS - page 19

PONENCIAS
19
cronológico fueron surgiendo una serie de asociaciones gremiales para impulsar y proteger los interés de un
determinado oficio, artesano o mercantil. Y así surge también la universidad, como corporación de colabora-
ción y apoyo para el aprendizaje intelectual: universitas magistrorum et scholarium.
El gremio de maestros universitarios (universitas magistrorum) se reservaba el derecho de admisión y apro-
bación de los aprendices, promoviéndolos, en su caso, a la maestría mediante una licencia o graduación.
Esta graduación, que habilitaba para enseñar, se convertirá en la llamada licentia ubique docendi que, por
patrocinio pontificio a estos gremios de estudiosos (especializados en cánones o teología...) pasa a poder
ejercerse en todo el orbe de la Cristiandad romana.
7
Elena Hernández Sandoica y José Luis Peset, en su obra
Universidad. Poder académico y cambio social, explican muy acertadamente este proceso:
“Nacieron en la baja Edad Media, como un pacto (…) entre el poder del rey y el poder del Papa. La
Corona se interesó de manera creciente por los juristas que, apoyados en el resurgente Derecho
romano, pudieran respaldar su dominio. Y se interesó también por los médicos, quienes –formados
en el naturalismo clásico- habrán de proporcionar mejor apoyo científico al cuidado de su persona,
al tiempo que prometerán hacer más próspero el futuro de sus súbditos. Por su parte, el Pontificado
se decidirá a apoyar a sus propios legislas, quienes -como canonistas- interpretan y defienden el
Derecho eclesiástico, así como a los teólogos, únicos legitimados para fijar e interpretar de forma co-
rrecta los textos bíblicos y eclesiales. Como producto de este acuerdo (…) como conjunción de todo
un cúmulo de saberes que remiten a la tradición clásica y preludian el mundo moderno, importantes
ciudades europeas van a ir viendo, poco a poco, cómo se levantan en su suelo espléndidos edificios
universitarios (…)”.
8
Así pues, cabe considerar a la universidad como una institución docente con otorgamiento de grados recono-
cido por la autoridad del Rey y del Pontífice (auctoritate regia et auctoritate pontificia). Si carecía de esa acre-
ditación su consideración se encuadraba en una categoría intermedia, la de los centros de estudios (studia)
generales o particulares. La Edad Media legó al siglo XVI más de sesenta Estudia Generalia de importancia
y rasgos desiguales, ampliamente distribuidos por toda Europa y acordes con un modelo sólidamente implan-
tado en sus principios básicos.
El origen de las universidades arranca principalmente de las escuelas monásticas y catedralicias que durante
los siglos XI y XII se preocuparon de proporcionar una educación profana más amplia a quienes deseaban
ingresar en los cuadros de la administración eclesiástica o civil. Europa veía aumentar sus niveles demográ-
ficos y de complejidad social cuando algunos colectivos de maestros deciden organizarse en “universitates”
siguiendo el ejemplo de gremios y cofradías.
Aun cuando no se sabe con exactitud cuál fue la primera escuela catedralicia
9
que funcionó como corporación
docente, sí cabe afirmar que una de las más antiguas fue la de Nôtre Dâme en Paris,
10
institución que pronto
gozó de reconocido prestigio y que sirvió de modelo a otros centros universitarios durante los siglos XII y XIII.
Por esta misma época surgieron en Italia dos importantes entidades de enseñanza superior que disputarán a
París su primacía: una escuela de medicina en Salerno y otra de derecho en Bolonia.
1...,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18 20,21,22,23,24,25,26,27,28,29,...996
Powered by FlippingBook