La Educación en España. Historia y Archivos - ACTAS DE LAS XI JORNADAS DE CASTILLA-LA MANCHA SOBRE INVESTIGACIÓN EN ARCHIVOS - page 21

PONENCIAS
21
por una real cédula de Fernando III de Castilla, el Santo, que confería a sus maestros y escolares la protección
de la corona y reconocía usos y fueros anteriores.
16
Tanto Salamanca como las restantes universidades ibéri-
cas creadas en el siglo XIII estuvieron orientadas preferentemente hacia los estudios jurídicos (cánones y leyes
civiles) y las necesidades burocráticas de la Iglesia, la administración del Estado y los oficios reales. El modelo
más cercano fue, por ello, el de Bolonia (1088) con una destacada importancia de la corporación de alumnos y
un claro predominio del derecho en comparación con las artes liberales
17
y los estudios teológicos.
A finales del siglo XIV se contemplan muestras inequívocas de que la universidad se ha convertido en un medio
institucional sólido. Por entonces ya había 23 studia en funcionamiento –según datos ofrecidos por Cipolla-
18
11
en Italia, 5 en Francia, 4 en España (Salamanca, Sevilla, Lérida y Valladolid), 2 en Inglaterra y 1 en Portugal. Es-
tas cifras se consolidan a lo largo del siglo XV y se incrementan en el Quinientos de una manera muy notable.
19
II. Expansión, repliegue y decadencia de las universidades en los siglos XVI y XVII
Sabido es que los inicios de la Edad Moderna coinciden con un incremento sin precedentes del número de
universidades y colegios universitarios, al igual que del volumen de la población estudiantil. Algunos centros
medievales traspasaron el umbral de la nueva era sin perder su tradicional primacía, París, Oxford, Salaman-
ca, Bolonia… pero a medida que avanza el siglo XVI estas universidades entran en competencia con otras
muchas de más reciente fundación.
20
Se trata de un fenómeno importantísimo desde el punto de visto históri-
co, que afectó a toda Europa pero que tuvo un menor impacto en Francia e Italia –quizá porque su desarrollo
anterior había sido mayor- y en Inglaterra, donde Oxford y Cambridge defendieron con éxito su monopolio
educativo.
21
En España es justamente lo contrario: había seis universidades en 1450 y en 1600 reúne ya trein-
ta y tres, aparte de las establecidas en el Nuevo Mundo.
22
Con el advenimiento del Estado Moderno y bajo el reinado de los Austria, las universidades medievales penin-
sulares van a convertirse, progresivamente, en universidades de una Monarquía Hispánica en expansión, ver-
daderas universidades del Imperio, vivero de profesionales de la administración y la política en la Península, en
las Indias y en los territorios hispanos de Europa. El otro gran fenómeno histórico a considerar son las reformas
religiosas porque, al margen de confesiones, requirieron la colaboración de un clero capaz de afrontar los retos
de la polémica doctrinal, la enseñanza y la conversión.
23
Por ello, entre 1475 y 1625 asistimos a una verdadera inflación de fundaciones universitarias en la Península Ibé-
rica. Estos nuevos “studia” surgidos entre 1475 y 1625 se acercan más a la tradición parisina que a la boloñesa
de las universidades medievales. El modelo que adoptan es el de colegio-universidad o convento-universidad, es
decir, consistente en organizar la enseñanza universitaria en el seno de una comunidad de estudiantes escogidos
y becados, cortos en número, austeramente gobernados y sujetos a determinados estatutos fundacionales; o bien
en el seno de una comunidad religiosa previamente existente.
De la expansión universitaria del siglo XVI
24
peninsular da idea el hecho de que las aproximadamente ocho universi-
dades con grados reconocidos existentes en 1475 se hubieran convertido en treinta y dos hacia 1625.
25
Igualmente
incontestables son los datos relativos a la población estudiantil, que se incrementa muy notablemente en la segunda
1...,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20 22,23,24,25,26,27,28,29,30,31,...996
Powered by FlippingBook