La Educación en España. Historia y Archivos - ACTAS DE LAS XI JORNADAS DE CASTILLA-LA MANCHA SOBRE INVESTIGACIÓN EN ARCHIVOS - page 24

24
La Educación en España. Historia y Archivos - ACTAS DE LAS XI JORNADAS DE CASTILLA-LA MANCHA SOBRE INVESTIGACIÓN EN ARCHIVOS
control oficial significó también la potenciación de los saberes más útiles o que mejor respondían a los intere-
ses de los gobiernos, en especial la teología, provocando el nacimiento de posturas ideológicas extremas que
en nada favorecieron la adaptación de las universidades al progreso científico.
Desde comienzos del siglo XVII, y hasta aproximadamente la década de los ochenta,
33
se abre una etapa
caracterizada por el estancamiento o el descenso, según los lugares, del número de estudiantes. Una reali-
dad perfectamente explicable en un contexto europeo de perturbaciones y crisis –Guerra de los Treinta años,
Revolución Inglesa, Fronda-. Coyunturas que, en efecto, además de vaciar y arruinar muchas universidades
y colegios, reavivaron en muchos jóvenes el gusto por las armas, en detrimento de otro tipo de aspiraciones
educativas.
Las cifras vuelven a ser elocuentes. El promedio anual de matriculaciones en Oxford vuelve a bajar a 4000
en los años 1670-80. Después de haber aumentado a más de 5000 en la década de los 30. En Salamanca el
descenso es todavía más pronunciado, puesto que de 1600 a 1680 su alumnado pasa de 5000 a 2700.
34
La
fundación de universidades se paraliza en el siglo XVII en lo que se refiere a España (sólo Mallorca en 1697
y Tortosa en 1645), y la matrícula de universitarios. Decrece sustancialmente en todos los centros a lo largo
de la centuria, cuando España precisamente había tenido la tasa más alta de escolarización universitaria de
Europa. Al mismo tiempo las muestras de desorganización se multiplican, los cursos se reducen y crece el
absentismo entre los profesores.
35
La universidad española en el siglo XVII entra en crisis aun cuando sigue manteniendo el boato de la centu-
ria anterior. No llegan a sus aulas las corrientes más innovadoras de las artes y filosofía que ya florecían en
algunas universidades de la Europa barroca donde se está abriendo camino la experimentalidad frente a la
abstracción especulativa y la ontología, y donde la especulación escolástica y la dialéctica del silogismo van
cediendo espacios a la física moderna y a la lógica matemática.
Por otra resulta muy significativo lo que señala Bernabé Bartolomé Martínez
36
en relación con el papel des-
empeñado por los dominicos a lo largo de esta centuria. En sus colegios-conventos se crearon cátedras es-
peciales donde los profesores de la orden enseñaban el más puro tomismo y estos centros fueron elevados
a la categoría de estudios generales pudiendo dar grados no sólo en Teología sino también en Filosofía, en
Derecho e incluso en Medicina.
Veamos cómo describe esa realidad un testigo presencial. Para ello recuperamos la voz del viajero inglés
Robert Margrave tras su visita a las universidades españolas a mediados del siglo XVII.
37
“Alcalá es la segunda Universidad de España, Salamanca la principal, y Valladolid la tercera (…)el re-
glamento general de las facultades es: que cada hombre tiene que pasar determinado número de años
cursando la Gramática, tantos cursando Lógica y tantos Filosofía, y así antes de poder iniciar estudios
nuevos; este reglamento está bien en sí, pero no sirva para gran cosa, porque se preocupan poco de
cómo pasan los estudiantes esos años obligatorios; es más, cada uno hace lo que le da la gana, ya sea
estudiar, ya sea holgazanear. De ahí que tantos individuos ignorantes (pues solo han vivido, no estudia-
1...,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23 25,26,27,28,29,30,31,32,33,34,...996
Powered by FlippingBook